La escalofriante verdad sobre las imágenes en los paquetes de tabaco

INTRODUCCIÓN

El significado del proverbio chino “una imagen vale más que mil palabras” es literal: el mensaje contenido en una sola imagen puede llegar a ser tan amplio que se necesiten más de mil palabras para expresar lo mismo por escrito. La sabiduría que encierra el dicho sirvió como recurso para diseñar una medida que reforzó a su anterior, ya que esta no fue suficiente para cumplir con su objetivo. Estamos hablando de la directiva que la Unión Europea puso en vigor el 20 de Mayo de 2016, para obligar a todas las empresas tabacaleras a cubrir con impactantes fotografías el envoltorio de sus productos: pulmones negros, niños respirando humo, tumores, difuntos, etc. Desde entonces y hasta hoy, ambas combaten codo con codo para «concienciar» a la población sobre las consecuencias de fumar tabaco a largo plazo, con el objetivo común de reducir las tasas de consumo.

El encarecimiento del producto, el endurecimiento de la ley antitabaco o la promoción de estilos de vida saludables son ejemplos de medidas que han contribuido en la reducción del consumo de tabaco desde el año 2000. Pero la pregunta es, ¿realmente han participado en ese declive las horrorosas imágenes de las cajetillas?

Mi respuesta es que sí, lo han hecho, pero solamente para ralentizarlo. A medida que leáis esta entrada, seréis testigos de  la realidad que se esconde tras la directiva lanzada por la UE.

XV CNEP: ADICCIONES

Este año he tenido la gran suerte de poder asistir al decimoquinto Congreso de Estudiantes de Psicología (XV CNEP), llevado a cabo en la Universidad Miguel Hernández de Elche. El evento sirvió para acercar la realidad de la Psicología a sus asistentes, mostrando los conocimientos y técnicas más actualizadas y novedosas de una ciencia que todavía anda en pañales. Se trataron una enorme variedad de temas en él, pero solamente el de las adicciones nos será útil en nuestro cometido. A pesar del breve espacio de tiempo del que dispusieron para la exposición, fueron capaces de exponer multitud de gráficos con información muy variada respecto al tema. Además, mostraron cómo funciona la mente de un adicto, y explicaron qué se debe y no se debe hacer para ayudarles a que superen su adicción. Los datos que leeréis a continuación reflejan la realidad que se esconde tras este asunto.

CÓMO FUNCIONA UNA ADICCIÓN

En 1957, el psicólogo Leon Festinger planteó su teoría sobre la disonancia cognitiva, la cual resultó ser muy útil para explicar la conducta de un adicto. En ella señaló que en la mente de un individuo pueden coexistir simultáneamente una serie de pensamientos o cogniciones contradictorias entre sí, a las cuales su autor bautizó con el nombre de disonancias cognitivas. Si estas aparecen, el individuo se verá motivado a tener que reducirlas, a fin de recuperar un equilibrio interno. Para ello deberá cambiar su conducta o, de no ser posible, modificará los pensamientos implicados en generar dicha disonancia, hasta que encajen entre sí.

El drogadicto, incapaz de abandonar su hábito (no ve posible modificar su conducta), se decantará por refugiarse en el autoengaño, para así poder reducir la tensión y culpabilidad que la disonancia le provoca.

 

CÓMO SE DEBE AYUDAR A UN ADICTO

Si alguna vez has tenido que enfrentar una situación en la que un amigo, familiar o pareja era víctima de cualquier adicción, habrás comprobado de primera mano la dificultad y el esfuerzo que supone ayudarle a superar esos autoengaños. Los profesionales en el campo de la psicología trabajan sin descanso para ofrecernos nuevas alternativas que nos permitan encarar el problema con una mayor eficacia. Estos son algunos de los consejos esenciales que deberemos tener en cuenta si deseamos evitar que la situación se agrave:

  • Durante el ciclo de autoengaño, es prácticamente imposible persuadir al adicto para que abandone su hábito nocivo.

 

  • El adicto solicita ayuda cuando se produce una ruptura en el ciclo de autoengaño. Solo entonces podremos aprovechar para persuadirle, recordándole los beneficios de abandonar el hábito.

 

  • Si bien la culpa puede ser un impulsor inicial al cambio, en ningún momento se deberá emplear como herramienta “motivadora” en el proceso de cambio.

La culpa suele surgir en situaciones dolorosas que son difíciles de afrontar o de aceptar. Es una emoción que tiene diversas consecuencias en la persona:

– Frena el avance para vencer el obstáculo, ya que se invierten las energías en buscar culpables en vez de soluciones

– Se pierde el control de la situación.

– Produce sensación de intranquilidad.

– Debilita al que la siente.

 

 

 

Con toda esta información en mente, ya estamos preparados para conocer…

LA VERDAD SOBRE LAS IMÁGENES EN LOS PAQUETES DE TABACO

Ya son varios los estudios que han esclarecido la escasa efectividad que han tenido en su propósito esas fotografías. Y es que, ¿Cómo pretende la Unión Europea promover la reducción del consumo del tabaco a base de sermonear a diario al fumador?

Las imágenes y los letreros afectan a los fumadores de la siguiente manera:

1º El fumador intenta abandonar el hábito de fumar. Al verse incapaz, decide refugiarse en el autoengaño para reducir las tensiones generadas por la culpa.

2º A la vez, se ve forzado a tener que observar a diario, cada vez que necesita fumar un cigarrillo, las consecuencias de su adicción en cada paquete de tabaco que se pose ante sus ojos.

Dichas imágenes entorpecen su proceso de autoengaño. A pesar de ser una mentira, es la vía que utiliza para reducir el malestar que provoca la disonancia. Por lo tanto, se ve forzado a sentir emociones negativas (miedo, ansiedad, culpa, etc) todos los días, lo cual va debilitándolo.

4º Todo el proceso reduce las probabilidades de que abandone la adicción.

Si algo ha logrado que se reduzca el consumo, desde luego que no han sido esas imágenes, puesto que en realidad tienen un efecto contraproducente. Así que, intencionada o desintencionadamente, la Unión Europea está beneficiando a múltiples empresas relacionadas con el sector del tabaco. En la actualidad, trata también de establecer impuestos especiales (se suelen aplicar a drogas legales) en todos los productos que están sustituyendo al tabaquismo (vapeadores y e-liquids), a pesar de ser estos  un 95% menos perjudiciales para la salud que el tabaco. El siguiente video explica más detalladamente la información.

¿Qué demonios se oculta detrás de todo este embrollo?

CONCLUSIÓN

Yo personalmente, he sido presa del tabaquismo durante 7 largos años, y puedo garantizaros que nadie se culpa más que el propio adicto por estar perdiendo salud y dinero de una manera tan absurda. La  emociones negativas desembocan finalmente en frustración e impotencia, en una especie de círculo vicioso que se va retroalimentando, cuya fuerza consigue arrastrarte hacia el único destino posible: una muerte lenta y dolorosa.

¿Hasta cuándo se lucrarán a costa de empeorar la vida de millones de personas?

Gracias por dedicar vuestro tiempo a estas palabras.

Comentarios